Interés legal del dinero en 2017

El interés legal del dinero en 2017 se mantiene en el 3,0 % ¿Cómo puede esto afectar a las posibilidades de solicitar un subsidio o ayuda por desempleo?

 

El tipo de interés legal del dinero en 2017 es del 3,00 %

En la Ley de Presupuestos Generales del Estado, cada año el gobierno establece el tipo de interés legal del dinero, además de otros tipos de referencia:

Disposición adicional trigésima segunda. Interés legal del dinero.

Uno. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 1 de la Ley 24/1984, de 29 de junio, sobre modificación del tipo de interés legal del dinero, éste queda establecido en el 3,00 por ciento hasta el 31 de diciembre del año 2016.

Como en 2017 se han prorrogado los presupuestos de 2016, no hay variación del tipo de interés legal del dinero en 2017, que seguirá siendo del 3,00 %.

 

¿Qué es el interés legal del dinero?

Cuando una deuda no se paga, el resarcimiento del daño por el incumplimiento se calcula en función del interés legal del dinero si el acuerdo por el que se generó la deuda no contempla otra forma o porcentaje de compensación. Así, se establece en el Código Civil:

Artículo 1108. Si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal.

El interés legal del dinero, por lo tanto, establece un criterio objetivo para calcular la indemnización por retrasos en los pagos, siempre que entre el acreedor y el deudor no se hubiera acordado otra cosa. Además, el “interés legal del dinero” tiene otras funciones.

 

Relación del interés legal del dinero con los subsidios por desempleo

Para solicitar los subsidios y las ayudas por desempleo en el nivel no contributivo, se tienen en cuenta  las rentas del solicitante y, según los casos, de su unidad familiar. La mayor parte de los ingresos de una persona provienen habitualmente de rendimientos del trabajo o de pensiones, y es fácil calcularlos.

Sin embargo, hay determinadas rentas derivadas del patrimonio (tanto del solicitante, como de los miembros de la unidad familiar) que no tienen un rendimiento claro mensual.

Pensemos por ejemplo en una persona que solicita un subsidio por desempleo porque no tiene ningún tipo de ingresos y que al poco tiempo recibe por herencia de sus padres una segunda vivienda en propiedad, valorada en 600.000 euros. No tiene mucho sentido que con fondos públicos se pague a esta persona un subsidio asistencial de 426 euros mensuales, porque, aunque no tenga ingresos provenientes de trabajo o pensión, dispone de capital más que suficiente para poder vivir.

Para casos como este, lo que hace la ley es calcular un “rendimiento mensual presunto”, una especie de ingresos teóricos que la persona podría recibir de ese bien de su propiedad. Esto se calcula aplicando al valor del bien el tipo del 100% del interés legal del dinero en 2017:

Art. 275.4 LGSS: 4. A efectos de determinar los requisitos de carencia de rentas y, en su caso, de responsabilidades familiares, se considerarán como rentas o ingresos computables cualesquiera bienes, derechos o rendimientos derivados del trabajo, del capital mobiliario o inmobiliario, de las actividades económicas y los de naturaleza prestacional, salvo las asignaciones de la Seguridad Social por hijos a cargo y salvo el importe de las cuotas destinadas a la financiación del convenio especial con la Administración de la Seguridad Social. También se considerarán rentas las plusvalías o ganancias patrimoniales, así como los rendimientos que puedan deducirse del montante económico del patrimonio, aplicando a su valor el 100 por ciento del tipo de interés legal del dinero vigente, con la excepción de la vivienda habitualmente ocupada por el trabajador y de los bienes cuyas rentas hayan sido computadas, todo ello en los términos que se establezcan reglamentariamente.

 

En el ejemplo de esta segunda vivienda, se aplicaría el interés legal del dinero en 2017 (el 3.00 %) al valor catastral de la vivienda, lo que vendría a decir que esa persona estaría recibiendo al año unos rendimientos presuntos de unos 18.000 euros (1.500 euros al mes), por lo que no podría solicitar el subsidio al superar el tope de rentas de 530,78 euros mensuales (el tope de rentas actualizado para 2017).

 

Referencias legales: 

Art. 275 Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Leave a Reply